Fondo banner web2.png

SILENZA

La ciudad donde siempre es medianoche

 
 

Silenza (AFI: /si’lεntsa/) es una ciudad ficticia situada en la región central de Italia. Cuna de la transición artística entre los estilos gótico y renacentista, principalmente es conocida por el fenómeno de la noche perpetua, que mantiene a la ciudad en una oscuridad total desde hace más de un año. Estos hechos han sido novelados por Luis Artigue en su obra Donde siempre es medianoche.

Toponimia

El archivo municipal de Silenza recoge documentación en la que la ciudad aparece como Silentia, topónimo que data, al menos, del siglo II de nuestra era, como confirman las inscripciones encontradas en las excavaciones que durante los años noventa se realizaron en el suroeste de la ciudad.

Heráldica

Escudo coronado y bandera cuarteada en los que encontramos una flor de lis florenzada en rojo sobre fondo negro y una representación en negro de un arcángel haciendo sonar una trompeta sobre fondo rojo.


Geografía y clima

Silenza está bañada por el río Artighesse, que rodea la antigua ciudad amurallada por la zona sur, y protegida en su parte norte-noreste por colinas. El clima propio de Silenza es mediterráneo, con veranos secos y calurosos (alcanzando los 35-40º C), e inviernos fríos y húmedos, con probabilidad alta de precipitaciones en los meses otoñales y posibilidad de nevadas.

Historia

Villa italiana con larga historia, fue fundada en el año 44 a. C. como campamento de apoyo y formación para las milicias más jóvenes. En el siglo IV, Silenza sirvió de cobijo a diversos grupos de cristianos huidos de Roma y la ciudad sufrió las consecuencias de su apoyo a los perseguidos.

Es durante la Baja Edad Media cuando Silenza cobra cierto esplendor, auspiciado por el estilo gótico llegado de Francia. El trabajo escultórico y arquitectónico produjo un crecimiento de la ciudad, que se mantuvo durante la transición y la llegada del arte renacentista. Silenza siguió siendo una ciudad relevante pese al auge de otras ciudades italianas.

Las calles de Silenza, a lo largo de los siglos, han sido ocupadas por la peste negra, el florecimiento de grandes familias, los grandes imperios europeos y las revoluciones. Con il Risorgimento (la unificación de Italia), Silenza fue enclave comercial de la región, ampliando la ciudad por la franja sur de extramuros, siguiendo el curso del río Artighesse. El auge del fascismo y la Segunda Guerra Mundial destruyeron parte de la ciudad vieja y mermaron la población considerablemente.

Tras la Constitución de la República Italiana (1947), comenzó en la ciudad un ciclo de conferencias anuales, puesto en marcha por un grupo de jóvenes físicos, que supuso la firma del Manifesto di Silenza (1956), firmado por distintas personalidades italianas del mundo de la ciencia proponiendo el avance del país a través de la investigación. Si bien la iniciativa ganó popularidad al principio y se fomentaron proyectos públicos al respecto, los años de plomo frenaron el impulso científico de las instituciones. Aun así, Silenza nunca abandonó el compromiso que este grupo contrajo en la ciudad, fomentando proyectos de investigación y becando a silentinos destacados en el estudio científico.

Noche perpetua y desaparición del premio nobel

En la actualidad, Silenza lleva más de un año sin ver el sol. Esta noche perpetua, de la que aún no se ha confirmado su causa ni se ha encontrado una solución, ha aumentado el interés de la comunidad científica por la ciudad, a la vez que sus habitantes han sucumbido a todo tipo de supersticiones. A esta inexplicable situación se suma, en los últimos tiempos, la desaparición de un premio nobel de Física, del que se cree que está escondido en algún lugar de Silenza.


Economía y urbanismo

Silenza tiene una gran actividad comercial y de entretenimiento, impulsada en las últimas décadas por el alumnado universitario que estudia y vive en la ciudad. Debido a la crisis económica, la ciudad vivió un descenso de visitantes; sin embargo, el fenómeno de la noche perpetua ha supuesto un aumento progresivo de turistas que buscan el nuevo estilo de vida de los silentinos. Este movimiento turístico, conocido como “turismo negro”, ha sido el eje propagandístico de la ciudad desde sus instituciones.

Las políticas de conservación y restauración adoptadas en la ciudad promueven el reconocimiento histórico de Silenza: el antiguo mercado, el cementerio judío, las murallas medievales, etc. A su vez, la creación de nuevos barrios y servicios ajustados al crecimiento demográfico en el último siglo implementan una hibridez urbanística propia del desarrollismo italiano. El complejo aeroportuario o el hospital policlínico son algunos ejemplos de este proceso, permitiendo la construcción de infraestructuras que mejoran su posición en los índices de calidad de vida en ciudades europeas.

Cultura y Patrimonio Histórico

Es costumbre ver grupos de turistas paseando por las calles laberínticas del centro de Silenza, el cual conserva la planificación urbanística gótica, trufado de palacios de mármol, plazas empedradas, basílicas de estilo bizantino, etc. El antiguo edificio de la Universidad Santa Giovanna Martire está a solos unos metros de la Piazza del Capitano Pietro, centro neurálgico de Silenza, y muy próximo a la basílica de La Consolata. La ciudad está repleta de cartujas, ermitas y templetes. Son destacables lugares como la catedral de San Francesco, el cementerio judío o el manicomio de Santa Fiorella, incluido en la Guía de Manicomios con Encanto.

El visitante de Silenza no puede marcharse sin conocer edificios civiles importantes para la ciudad como la fábrica de armas de Santa Giuliana o el castillo de Pontecorvo (actualmente hace funciones de hotel-cárcel); por no mencionar la visita obligada a alguno de los museos y exposiciones que ofrece, destacando el Museo de Arte Contemporáneo de Silenza y el Museo de las Ciencias, próximo al parque de San Alessandro. Desde el Ponte della Signoria puede acceder al barrio Burnello y observar sus caserones, o visitar el barrio dei Uffizzi y disfrutar de un café o de un plato de pasta fresca en alguno de sus locales.

Medios de comunicación

Silenza tiene una gran tradición de prensa impresa, a pesar de la crisis del sector. Entre los diversos diarios locales destaca Il Giornale di Silenza, periódico decano de la ciudad. Su equipo editorial participa desde hace unos años en la universidad de verano de Roma, en los cursos de comunicación audiovisual y lingüística computacional.

 
Escudo de Silenza. Lema:   Donde siempre es medianoche.   País:  Italia.  Fundación:  44 a. C.  Superficie.  70.52 km2.  Curso de agua.  Río Artighesse.  Huso horario.  UTC+01:00; UTC+02:00.  Densidad de población.  254.062 habitantes, 3602.69 hab/km2.

Escudo de Silenza. Lema: Donde siempre es medianoche. País: Italia. Fundación: 44 a. C. Superficie. 70.52 km2. Curso de agua. Río Artighesse. Huso horario. UTC+01:00; UTC+02:00. Densidad de población. 254.062 habitantes, 3602.69 hab/km2.